top of page

Ser un buen jefe

Actualizado: 25 nov 2022

Hoy me gustaría recomendarles otra de mis lecturas sugeridas: “Radical Candor: Be a kick-ass boss without losing your humanity” de Kim Scott. Elijo este libro porque creo en el tipo de liderazgo que propone, y porque plantea muchas realidades respecto de la autoridad y de ser jefe.

En el libro encontramos muchas experiencias de la autora, además de cambios de perspectiva respecto de la comunicación, propuestas sobre cómo comunicarse mejor de acuerdo a nuestro propio estilo. También incluye teorías sobre la motivación del equipo, y cómo incentivar a cada persona de acuerdo al tipo de carrera que quieran tener.



Los puestos donde tenemos gente a cargo no siempre son fáciles, de hecho, en mi experiencia como coach encuentro que, desde los emprendedores, hasta los dueños de compañías, pasando por ejecutivos de corporaciones globales, se sienten solos, poco comprendidos en la toma de decisiones, y siempre en busca de aprendizaje y claridad en manejo de personal, muchas veces con dudas de si están haciendo un buen trabajo, con la certeza de que los demás lo están haciendo mejor.

Las teorías que definen tipos de liderazgo ya no aplican a una sociedad tan dinámica, que día a día rompe con estereotipos y que está en la permanente búsqueda de la aceptación de todas las individualidades.


El desafío hoy está en liderar siendo humano, mostrándonos como somos, con todos los aciertos y errores que humanamente cometemos, siendo consistentes con los valores que predicamos, y teniendo la humildad de asumir que hay cosas nuevas llegando y que necesitamos aprender.

“Ser un buen jefe o líder es difícil para todos, no importa qué tan exitosos parezcan desde afuera” nos dice Kim Scott que en la parte 1 revisa muchos de sus errores y los comparte para que no cometamos los mismos. Su objetivo es que no nos sintamos solos y que aprendamos que un mejor ejercicio del liderazgo puede ser más fácil de lo que esperamos. En la parte 2 incluye un paso a paso para construir relaciones basadas en la “franqueza radical” con las personas de tu equipo. En lo personal, encuentro la lectura de este libro interesante, y simple, no desde el contenido, pero sí en las expresiones.

Para los que elijan leerlo y para los que no también, les dejo esta pequeña reflexión:

Creo que mantenernos en constante aprendizaje nos ayuda a conectarnos con todo lo que no sabemos, nos recuerda las dificultades que superamos en el proceso, y eso nos vuelve más humildes.

Nos ayuda a empatizar con los procesos ajenos, no solo en los esfuerzos, sino también en las motivaciones que surgen de los nuevos logros y las nuevas superaciones. Por eso hoy los invito a comenzar una nueva actividad que los desafíe, no importa cuál es, elegí una, y comprométete a sostener la incomodidad del proceso de aprendizaje por un tiempo suficiente hasta que domines esa nueva práctica, y desde ese lugar intenta conectar con las personas que te rodean, y con el tipo de líder que querés ser desde los valores que querés sostener y las cualidades que te hacen ser la persona que sos, no desde las teorías de liderazgo.

______________________________________________________________________________

Redacción: Gisela Di Fabio para el Comité Empresarial de Mujeres AACC / FEBICHAM

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page